Muchas personas tienen la idea de que los carbohidratos o hidratos de carbono son malos y eso no es cierto, la verdad es que son importantes para el organismo ya que son otra de las fuentes de energía para el cuerpo, el problema se puede presentar cuando los consumes en exceso ya que se convierten en grasa lo que puede significar un aumento de peso.

Cuando se decide hacer una dieta baja en carbohidratos la persona puede presentar fatiga y cansancio sobre todo cuando se hacen por periodos de tiempo muy prolongados, lo recomendable es consumir entre 45 y 65 por ciento de calorías que provengan de carbohidratos claro hay que tomarse varios factores como edad, sexo y tipo de vida entre otros.

Hay carbohidratos que tienen la suficiente fibra para proporcionarnos a nuestro organismo como son las verduras, frutas y granos enteros por lo que nos aportan más nutrientes, y tardan más tiempo en descomponerse en glucosa. Por otro lado hay carbohidratos refinados que son más fáciles de procesar sin embargo proporcionan más insulina que los anteriores y además son alimentos procesados industrialmente lo que hace que pierdan gran parte de su contenido nutrimental y provocan aumento de peso muy fácilmente.

Debido a las características anteriormente mencionadas, si no consumes los suficientes carbohidratos puedes padecer problemas digestivos por la falta de fibra el tránsito intestinal se vuelve más lento es cuando se presenta el estreñimiento. Otro problema que se puede presentar es la falta de energía lo cual influirá en tus actividades diarias y sobre todo en aquellas que requieran de un mayor desempeño físico como el ejercicio o el deporte que más practicas, además también puedes presentar debilidad y cansancio mental debido a la falta de alimentación cerebral.

Y por si lo antes mencionado fuera poco, a falta de carbohidratos se presenta un mal estado de ánimo por la  deficiencia de serotonina en el cerebro que es la sustancia química que se encarga de producir la sensación de calma y mejor estado de ánimo.

Los carbohidratos podemos encontrarlos en el trigo, arroz integral, verduras frescas, legumbres y frutas las cuales representan fuentes sanas sin peligro de aumento de peso, otros alimentos que también los contienen son los que quizás en su mayoría consumimos como el pan, alubias, leche, pastas, refrescos y palomitas de maíz por mencionar algunos, lo importante es comer la cantidad indicada no en exceso y no olvidar incluir en nuestra dieta alguna actividad física.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.