Hoy en día existen muchas de las formas para ejercitar nuestro brazos, pero existe una forma donde podemos ejercitar nuestros brazos y pecho y son las lagartijas, hacer este tipo de ejercicios nos ayuda demasiado ya que no ocupamos de algún aparato de ejercicio sino lo hacemos con nuestro propio peso.

Principalmente cuando hacemos este tipo de flexiones para las lagartijas hay que tener cuidado al realizar los calentamientos y por ende que debemos de calentar primero.

Para comenzar con las flexiones debemos e calentar nuestras muñecas y comenzaremos moviéndolas de arriba para abajo y contamos 30 veces o repeticiones después nos pasamos a realizar círculos y también son 30 repeticiones.

Cuando las hayamos calentado nos pasamos a nuestros brazos y lo que haremos será cruzar primero un brazo haciendo que nuestro bíceps quede tocando el pecho y con la otra mano presionamos para que quede completamente recto, después cambiamos de brazo y contamos 10 segundos y cambiamos y así haremos 3 series de este calentamiento.

¿Cómo haremos las flexiones?

La ubicaciones de nuestros brazos es muy importante a la hora de realizar las lagartijas, lo que haremos será primero nos pondremos bocabajo, enseguida vamos a poner nuestras palmas de las manos a la altura de nuestros hombros y este es el truco, vamos a cerrar nuestros denos haciendo que queden todos juntos.

Al tiempo de bajar lo que haremos será bajar de manera recta, y bajaremos hasta que quedemos unos 5 centímetros cerca del piso, por el motivo de lastimarnos o sufrir alguna torcedura.

También es muy importante recordar cuando estamos haciendo las lagartijas o las flexiones que nuestro cuello debe de estar siempre recto porque lo que solemos hacer es estar mirando nuestro estomago o abdominales o poner un espejo enfrente para estarnos viendo cuando las hacemos, pero nuestro cuello siempre recto para evitar alguna torcedura.

Un punto importante al hacer el movimiento de las lagartijas es que al bajar y subir tenemos que hacer de manera perfecta y una de ellas es que cuando doblamos el codo al bajar y después subimos, no lo tenemos que poner de manera recta sino dejarlos un poco flexionados para después bajar de nuevo.

Además cuando estamos ya por terminar las lagartijas es importante que no nos tiremos al piso cuando ya nos falta una porque el ejercicio no tendría efecto, por eso al término de cada serie de ejercicio es importante hacerlas sin ningún descanso para que sean efectivas.

Como todos los ejercicios es importante que respiremos porque la mayoría de nosotros lo único que hacemos es hacer el ejercicio y nos respiramos porque pensamos que no nos va a funcionar, exhala al subir e inhala al bajar y esto te servirá de mucho.

Esperamos te puedan servir estos consejos para que puedas hacer mejor las lagartijas y tengan mejor efectividad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.