Todo comienza en que para poder perder peso o adelgazar tenemos que tener mucha fuerza de voluntad y además de saber organizarnos una buena dieta sana y muy equilibrada, combinándola con una excelente rutina de ejercicio físico, esto nos ayudara a conseguir nuestro objetivo y olvidarnos completamente de dietas de milagro.

Todos sabemos cómo le cambia la vida a una persona cuando llega a bajar de peso o unos kilitos de más, pero lo más importante no es la estética si no lo que importa es nuestra salud

Receta de entrenamiento

Debemos despejar unas cuestiones o preguntas que nos hacemos ¿Cuál es mi peso ideal?. Es muy difícil saber cuál es el peso ideal de cada persona e incluso durante la vida de cada persona su cuerpo va adoptando diversos pesos.

No es lo mismo medir 1,75 m de altura con los brazos y piernas largos y el tronco estrecho, y que con la misma altura de una persona de complexión robusta. Porque es muy diferente en cada una de las personas.

Complexión grande

Es lo que podríamos llamar una persona robusta. Tiene los hombros anchos y las caderas también. En general son personas fuertes y con buena masa muscular. Aunque su volumen no sea muy elevado, al tener un alto porcentaje de músculo (el músculo pesa más que la grasa) su peso sí es elevado.

Es el tipo de complexión que mejora muy rápidamente en el gimnasio. Les resulta relativamente fácil conseguir masa muscular y por consiguiente aumentar de peso. Por lo general este tipo de hombres tienen el problema de acumulación de grasa en la zona abdominal, y las mujeres en glúteos y femorales.

Complexión mediana

Podemos considerarla la complexión contraria a la anterior. Sus hombros y cintura son estrechos, y sus extremidades son largas y delgadas. La parte positiva es que les cuesta mucho acumular peso en forma de grasa, mientras que la parte negativa es que tienen la misma dificultad en conseguir masa muscular.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.