Principalmente para poder tener un abdomen de acero lo que debes de hacer es tener una buena alimentación pero sana y nutritiva, elimina y evita comer comida chatarra, sabes que es muy difícil pero empieza con poco y reduce la cantidad, empieza a remplazar o cambiar ese tipo de comidas por frutas y verduras pero hazlo poco a poco y veras que tu gusto va a ir cambiando.

Comidas antes de cenar

Muchos de nosotros pensamos que con que comamos algo ligero antes de la cena es más que suficiente para que no vallamos a subir de peso, pero desgraciadamente esto no es así, hay que tener muy en cuenta la hora en que nos vamos a dormir, el motivo de comer dos horas antes de dormir es que porque nuestro cuerpo cuando se encuentra en descanso no puede procesar ningún alimento y lo único que llega a pasar es que ese alimento que consumiste ya se queda como grasa en tu cuerpo.

Como poco al día

Cuando se llega la hora de comer nunca ponemos atención ya que lo único en lo que pensamos es en llenarnos para quedar bien pero eso no es lo correcto. Lo esencial es realizar varias comidas en el transcurso del día para que tengamos trabajando nuestro metabolismo y de esta manera podamos llegar a tener un vientre de acero, prohibido comer en exceso, comer en exceso es cuando nos ponemos a comer hasta que nos sintamos satisfechos o ya casi a reventar, como poco y cuando vuelvas a sentir hambre come alguna fruta hasta que se llegue la hora de comer, es importante que cuando comamos nos sentamos en nuestra mesa o en cualquier lugar y nos podemos a comer con tranquilidad para masticar y saborear la comida,

Alimentos sin cocer o crudos

Es muy importante que también comamos este tipo de alimentos para que podamos obtener todos sus beneficios por completo, o de plano si no nos gusta de esta forma lo que podemos hacer es comerlos cocidos pero debemos de dejarlos hasta un punto donde no pierdan su color, por ejemplo zanahorias, calabazas, col, brócoli, pepino, pera etc.

Proteínas magras

Dentro de las proteínas magras es importante consumir frijoles, nueces, lentejas y además de un poco de carne, también dentro de las proteínas magras vamos a consumir frutas oscuras tales como la berenjena que se puede remplazar por la carne, podemos agregar panes de grano entero, cereales integrales que lo podemos igualar con un pan blanco.

Además es de vital importancia tomar demasiada agua o podemos decir que la necesaria para que nuestro metabolismo trabaje de la manera más efective y así no se quede estancada la grasa en nuestro abdomen.

Esperamos tomes estos tips para que tu cuerpo se adapte y puedas tener un abdomen de acero.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.